Un sabor agridulce

Foto: Cristina Coello Lanza/ Verano 2013

Foto: Cristina Coello Lanza/ Verano 2013

El frío comenzaba a hacerse hueco en la ciudad, como cada año al despedirse el verano. La conversación duró lo que tarda un cigarro en consumirse, con caladas fuertes pero pausadas.

Cogiendo aire y acompañando las palabras con entrecortados suspiros, que avecinaban algo importante, me cogió la mano y empezó a sonreír con nerviosismo, como el que busca arrancar tímidamente un discurso.

Sentía cómo le temblaban las manos e incluso llegué a imaginar cada pensamiento cruzado por su mente, cientos de palabras tratando de buscar su orden lógico, su elegancia y perfecta forma de transmitir una idea, opinión o sentimiento.

Yo tampoco sabía qué decir, así que me refugiaba en la impaciencia de tratar de adivinar qué es lo que quería expresar y si yo sabría cómo reaccionar. La pelota estaba ya en su tejado, a mí no me quedaba más que saber estar a la altura.

Finalmente, le venció el instinto más natural y a mi parecer más humano. Se sentó a mi lado con cariño, me rodeó con sus brazos y con voz firme, pero mirando al infinito, me dijo: te voy a echar mucho de menos.

Licencia de Creative Commons
Un sabor agridulce is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s