Experiencia innecesaria

Un viaje inesperado. Una huida a lo más profundo de un ser arrastrado entre escombros. Tras las obras, una construcción ancestral inexistente. Un año más entre rasgos y aspectos deshonrados, entre falsedades y dolores punzantes, risas y llantos, felicidad y desesperanza.

Surge de nuevo la necesidad de la justificación de una personalidad arraigada a los pisotones y vuelos de una línea temporal que se escapa entre los dedos. Un comienzo brillante que, tarde o temprano, acaba tornándose en algo gris y oscuro. La carencia de sonrisas se hace evidente en minutos y segundos extremadamente importantes, en situaciones en las que sólo ellas deberían apoderarse del espacio-tiempo. Y es aquí cuando aparece el silencio, instante en el que menos se necesita. Sólo pediré un deseo hoy: dame el valor para creerme las notas musicales, que jamás llegaron a sonar.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s