Hazlo

Sábanas con una moneda de oro

Entre tanta oscuridad las risas parecían aún más fuertes. Dos almas bajo las sábanas, leyendo las líneas indefinidas de sus cuerpos, recorriendo cada centímetro de sus pieles. La pasión se sitúa como soberana y destrona al resto.

Podía escucharse todo, desde una primera caricia por el costado o un beso tierno sobre la espalda hasta uno de tantos gemidos enviados al aire por placer, perdiéndose en el eco de cuatro paredes.

Dos siluetas independientes fundidas en una, bajo el aroma y el calor desprendido en cada suspiro, en cada beso, en cada movimiento, buscando la eternidad del momento. Parando relojes, ganando segundos, una lucha contra el tiempo de aquel instante que ahora recuerdan fugaz.

Cógeme, repitamos, quiero perderme en tus caricias. Te dedicaré las horas si me dejas sentir tus besos. Vamos, ven, agárrame, no me sueltes y hazme tuya. Como si fuera la primera vez, como si fuera la última.
Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s