Ella

Nubes negras

Y ahí estaba ella, notando cómo cada gota, poco a poco, resbalaba por sus mejillas; cómo la lluvia iba mojando y calando su ropa hasta entrar en contacto con su piel. El frío iba adueñándose de su cuerpo y, sin embargo, se sentía más ardiente que nunca, completamente encendida. Sus ojos brillaban y sus labios sonreían…Por una vez en su vida se sentía realmente viva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s