El miedo a llegar

Fue despegando cada foto, cada póster y billete de tren. Un flash-back le recorrió de arriba abajo. Diez meses. Las paredes volvían a ser blancas, sin vida, sin nada.

Se sentó sobre la que durante ese tiempo se convirtió en su cama, testigo de risas, de pasiones y de lágrimas. Se dejó caer hacia atrás. Esta vez no lloraba y, sin embargo, la tristeza era mil veces mayor. Se había acabado. Sonrió y susurró: “recuérdame así”.

En unas horas volvería a la que siempre fue su ciudad y que, sin saber por qué, ya no la sentía de esa manera. Le aterraba la idea de volver, no sabía si estaba preparada para hacer frente a tanto cabo suelto y, sinceramente, tampoco tenía ganas de comprobarlo. Allí era muy feliz, quizá demasiado; razón por la cual, sin duda alguna, era el momento de poner punto y final, con unas inmensas ganas de volver atrás y revivirlo todo igual, sin excepción. Desde el mismo instante en que Copenhague se convirtió en el top 5 de sus listas de reproducción, una y otra vez… y otra vez, hasta aquella última conversación telefónica antes de cruzar la frontera, sentada en aquel autobús, en la que, después de todo, le confesaría “tu vas me manquer”.

Cogió sus maletas, cerró la puerta y devolvió las llaves. Maldito momento. Jamás pensó que llegaría y, sí, lo hizo. Fue un bloqueo general, una asimilación que le llevaría tiempo. Su cuerpo reaccionaba, pero su mente andaba perdida, completamente ida, navegando en un mar de recuerdos, tratando de encontrar algo de sentido a todo aquello. Confusión.

Nunca le había costado tanto decir adiós, quizá porque jamás lo hizo de aquella manera, quizá porque era la primera vez en su vida que cada día había adquirido intensidad de una u otra manera o, puede ser, sencillamente, porque sabía que aquella despedida sería la definitiva.

De vuelta. Levantó la cabeza, cogió aire y susurró, esta vez con una mezcla entre miedo y ganas: “por fin, en casa.”

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported. (TEXTO)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s